Acerca de la Cátedra

Cualquier colaboración entre Universidad y Empresa tiene que invertir en ciencia, si no investiga, o promueve la docencia en todos sus ámbitos sufrirá en los próximos años una pérdida absoluta de competitividad y será relegada política y económicamente.

Durante estos últimos años el fenómeno que ha permitido potenciar el desarrollo de la docencia e investigación en las Universidad ha sido este binomio empresa-universidad. Hoy se puede afirmar que el desarrollo de la docencia e investigación biomédica han sido uno de los factores que han elevado la calidad científica de la Universidad en nuestro país.

Hay que insistir que la investigación en este contexto exige de la empresa, y concretamente en nuestro caso, una excelente calidad asistencial y docente. Todo está íntimamente unido. Se debe promocionar una alta calidad profesional y técnica que transcienda a todas sus manifestaciones. Si esto falta, ni la investigación ni la docencia pueden ser buenas. Se deben destinar recursos propios a la investigación clínica y básica, e invertir en infraestructuras y material científico.

Aspectos diferenciales

Los aspectos diferenciales de la docencia en una Cátedra de Neurociencias se pueden dividir en formación de pregrado que incluye a estudiantes de Medicina y Enfermería, docencia postgrado, centrada principalmente al residentes, generalistas y enfermería especializada, y formación continuada de los facultativos especialistas.

Si bien las dos primeras no debemos olvidarlas, y potenciar títulos propios pregrado, cursos o jornadas, el objetivo principal de la Cátedra, será centrarnos también en la docencia postgrado.

Así, en una primera etapa nuestra actividad se concentrará en la formación continuada. Con ella se pretende disminuir la diferencia entre los propios conocimientos y los niveles de desarrollo de la especialidad en una determinada época. Su finalidad principal es mantener la competencia clínica que va a repercutir directamente sobre el paciente y sobre la autosatisfacción con la consiguiente mejora asistencial.

En este sentido, es importante el individuo, pues este tipo de formación es producida en cada uno de nosotros por nosotros mismos. La motivación es la clave de la misma, pues sin ella todo esfuerzo será inútil.

Con respecto a la naturaleza de la investigación que debe desarrollar una Cátedra, clásicamente, se ha dividido en investigación básica y clásica o aplicada. De forma paulatina ambas se han ido superponiendo. En este sentido, la investigación biomédica se encuentra en un punto intermedio entre la básica y la aplicada.

Como línea prioritaria de la Cátedra se ha escogido la Neuroanatomía: aplicaciones básicas y clínicas, en colaboración con el Dpto. de Neurocirugía de la Universidad de St. Louis. Su finalidad es integrar las ciencias básicas e información clínica, permitiendo que el personal sanitario interesado en las neurociencias desarrolle sus conocimientos, habilidad y experimentación mediante la aplicación de este binomio que permita la comprensión y el tratamiento del paciente con enfermedad neurológica.

Línea de trabajo

El proyecto además de ambicioso tiene que ser el móvil para establecer una relación de cooperación cada vez más estrecha entre los hospitales NISA con la Universidad CEU Cardenal Herrera, que permita a la Cátedra actuar como instrumento generador de todas aquellas actividades relacionadas con las ciencias neurológicas en los campos de la promoción y difusión de la investigación, realización de estudios, de la prestación de servicios mutuos y de la formación de postgrado y de especialización.

Las razones que nos empujan a elegir esta línea inicial son: la creciente demanda social por mejorar la salud en este difícil campo de la salud, la aparición de nuevas tecnologías cada vez más complejas, la dificultad que encuentra el clínico para aprender su dominio con eficacia y seguridad, y por supuesto, por criterios de eficiencia. Eficiencia, al ser estas líneas de trabajo las que mejor se ajustan al personal e instrumentos que inicialmente cuenta la Cátedra.

Por otro lado, crear con generosidad exige recordar a quiénes más pueden beneficiarse de nuestra labor. Consecuentemente se colabora en el desarrollo asistencial y docente de las neurociencias en el Instituto Mnazi Mmoja NED fundación en Zanzíbar (Tanzania) creado por la fundación valenciana NED, además, de promocionar cursos prácticos y establecer dentro de la Cátedra una programa de voluntariado que colabore en mejorar este campo de la medicina en países de mayor subdesarrollo.

Hay que aprovechar que la neurocirugía es una especialidad que necesita estar estrechamente en contacto con todas las especialidades que traten enfermedades neurológicas. El tratamiento de las mismas exige la unificación de todos los esfuerzos para el aprovechamiento y difusión de la experiencia adquirida.